sábado, 1 de octubre de 2011

La finitud

La finitud del medio nos separa
¿dónde estás?
que ya no veo tus alas...

El esternón erguido,
musculatura lisa quieta
y el aire de un suspiro que no cesa.

Veo una vieja historia añeja,
la huelo, la siento, le doy media vuelta,
bacilo expectante de la virulencia,
acorde resuelto del metal de las letras...

Decían que partir era inocencia,
y el suspiro, las alas, las dulces marionetas,
¿las guardaste en otra musa?
sin dejar algunas huellas...

El tacto está inflamado,
los sentidos sobresaltados,
en la parodia de un anacoreta...

El mimetico segundo se hace de piedra
y las palabras se quedan en las grietas
de estridentes ruidos venidos tras el sol
salidos de la noche que a veces olió a melocotón...

3 comentarios:

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSechatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Llego a tu sitio a través del blog de Oski (Utopía en días rojos), veo que a los tres nos gusta escribir. Te invito a que conozcas el foro de Nuncajamás y te animes a participar en sus retos. Un abrazo.

www.abracadabra-nuncajamas.com

Oski dijo...

Interpreto esto como una despedida...quizás porque siempre tiendo a ver la cara oscura de las cosas...

A veces, no tener respuestas es la mayor de las heridas.

Saludos

Org@smo dijo...

Muchas gracias por sus comentarios!